Bienestar para empresas

Claves para una cultura empresarial sólida y positiva

21 nov 2023
Fecha de la última actualización 7 jun 2024

Si pidieras a tus colaboradores/as definir cuál es la cultura empresarial de tu empresa, ¿cuál crees que serían sus respuestas? Aunque no estén conscientes de ella o no sepan cómo definirla, está presente en todas las organizaciones, sin importar su tamaño, sector o antigüedad. Es un factor intangible que define las políticas y las actitudes dentro de la empresa, y determina cómo se sienten los empleados con respecto a su lugar de trabajo.

Una cultura empresarial positiva puede ayudarte a atraer y retener a los mejores talentos. A pesar de que las remuneraciones y las prestaciones siguen siendo los aspectos más importantes para la satisfacción laboral, los empleados han ampliado sus expectativas. Por ejemplo, en México, 8 de cada 10 personas en busca de trabajo dan preferencia a las empresas cuya cultura fomenta las actividades familiares y sociales, así como el desarrollo profesional.

cultura empresarial estadisticas

¿Qué es la cultura empresarial?

La cultura empresarial se define como el conjunto de valores, creencias, hábitos, tradiciones, actitudes y experiencias de una organización. Influye en las relaciones entre empleados, la manera en la que perciben a la empresa y el clima organizacional.

 

 

Los factores que constituyen la cultura empresarial pueden ser internos, como los valores, la misión y el liderazgo, o externos, como los eventos sociopolíticos y económicos. La cultura de una empresa no solo se refleja en la forma de trabajar y en la toma de decisiones de la empresa, también se manifiesta en su imagen pública.

Existen distintos tipos de culturas corporativas, cada una con características distintivas que moldean su ambiente y operaciones. Para comprender mejor la cultura de tu propia organización, considera algunos de los enfoques más comunes:

  • Enfoque afectuoso: Los líderes fomentan activamente el éxito individual de los miembros del equipo, creando un entorno de apoyo donde los colegas se preocupan genuinamente por el bienestar de los demás y colaboran para alcanzar metas compartidas.
  • Enfoque impulsado por un propósito: Las organizaciones con un propósito claro y unificado alinean todas las decisiones y acciones con este objetivo común. Los empleados se sienten motivados por contribuir a una causa significativa.
  • Enfoque de aprendizaje: La innovación, la creatividad y la búsqueda constante de conocimiento son valoradas en estas organizaciones. Los errores se ven como oportunidades de aprendizaje y se fomenta la experimentación.
  • Enfoque de disfrute: La flexibilidad, la autonomía y un ambiente de trabajo alegre y espontáneo caracterizan a las empresas con una cultura de disfrute. Los líderes fomentan la positividad y la libertad individual.
  • Enfoque basado en resultados: El enfoque principal está en alcanzar resultados tangibles y cumplir objetivos medibles. El desempeño se evalúa en función de logros concretos, como cifras de ventas, satisfacción del cliente o hitos específicos del proyecto.
  • Enfoque en la autoridad: El liderazgo fuerte y las estructuras jerárquicas bien definidas son fundamentales en estas organizaciones. Se valora la audacia y la toma de decisiones asertiva.
  • Enfoque en la seguridad: Las empresas que operan en industrias de alto riesgo priorizan la seguridad y la preparación para enfrentar cualquier eventualidad. Los líderes son realistas, planifican meticulosamente y establecen protocolos rigurosos para garantizar la seguridad de todos.
  • Enfoque en el  orden: Las reglas, los procedimientos y los patrones predecibles son esenciales para mantener la estabilidad y la eficiencia en estas organizaciones. Se espera que los colaboradores/as sigan las normas establecidas con precisión y los líderes enfatizan la importancia de la estructura y la disciplina.

En ocasiones, las empresas se ven en la necesidad de transformar su cultura organizacional para adaptarse a nuevas realidades y alcanzar sus metas de manera más efectiva. Esta necesidad puede surgir de diversos factores, como la creciente competencia en el mercado, las cambiantes demandas de los clientes o la necesidad de retener a los mejores talentos. Es importante destacar que la cultura actual de una organización no es estática; el liderazgo de los equipos de Recursos Humanos tiene la capacidad de influir y evolucionar la cultura, incorporando nuevos valores y características que impulsen el éxito a largo plazo.

La importancia de una cultura empresarial positiva

Hablar en voz muy alta para comunicarse de un extremo a otro de la oficina podría ser algo normal en una empresa, pero sin duda llamará la atención de quien la visite por primera vez. El personal con cierta antigüedad tal vez no identifique pequeñas acciones negativas porque se han convertido en parte de la cultura. Pero estas actitudes, en apariencia insignificantes, podrían estar causando un daño en la moral y la productividad de tus empleados.

En cambio, cuando hay prácticas habituales que fomentan el respeto mutuo, la comunicación abierta y el reconocimiento del esfuerzo, se crea una cultura empresarial saludable y colaborativa. El personal se siente valorado y motivado.

Toda organización exitosa se sostiene en una cultura positiva que:

  • Promueve un entorno laboral sano
  • Aumenta el sentido de pertenencia y el compromiso de sus empleados
  • Mejora la productividad y la rentabilidad de la empresa
  • Reduce la tasa de rotación de personal
  • Optimiza la reputación corporativa de la organización
  • Facilita la gestión del cambio
  • Agiliza el proceso de contratación

Las pequeñas actitudes positivas suelen ir de la mano de valores compartidos más amplios, como la diversidad, la equidad y la inclusión. Una cultura positiva posiciona a la empresa como socialmente responsable, atrae a los talentos ideales y aumenta la rentabilidad empresarial. Al respecto, el informe Tendencias de CX 2023 de Zendesk revela los siguientes datos:

  • El 54 % de los consumidores prefiere comprar de empresas que priorizan la diversidad, equidad y la inclusión.
  • El 63 % de las personas opta por comprar de empresas socialmente responsables.
  • El 92 % de los ejecutivos considera que una cultura laboral centrada en la satisfacción dentro del lugar trabajo y el bienestar de los empleados es clave para su éxito.

Elementos que generan cultura empresarial exitosa

Para impulsar una cultura empresarial sólida, es importante conocer cada aspecto que la integra.

Valores, misión y visión

Estos tres elementos son la base de la cultura de una empresa. Todas las interacciones, los procesos y las decisiones en una organización deberían regirse por ellos. Los valores son principios éticos y morales; la misión es la razón de ser de la empresa y la visión es un decreto de lo que aspira llegar a ser.

Confianza

El nivel de confianza de los empleados hacia la organización es una pieza clave de la cultura empresarial. La confianza se construye gracias a un liderazgo honesto, el trato respetuoso y la libre expresión de ideas.

Transparencia

Compartir información sobre las decisiones, estrategias y resultados da certeza a los empleados, porque así saben qué rumbo sigue la empresa y cuál es el papel de cada uno de ellos en ese viaje.

Comunicar las expectativas de manera clara y constante te podría ayudar a impulsar la colaboración y la seguridad emocional en tu empresa. Además, una interacción honesta, respetuosa y abierta deriva en empleados con mayores niveles de satisfacción y productividad.

Oportunidades de desarrollo

Otro elemento que define la cultura de la empresa es la oportunidad que tienen los empleados de crecer y mejorar en el ámbito profesional. Facilitar programas de capacitación no solo beneficia al personal, sino también a la empresa, ya que acelera la consecución de sus objetivos.

El 32 % de los mexicanos encuestados afirma que las oportunidades de aprendizaje y desarrollo profesional son un factor decisivo a la hora de buscar un empleo según el estudio Futuro del reclutamiento en México publicado por OCCMundial.

Retroalimentación 

Una empresa abierta a dar y recibir críticas constructivas crea un lugar de trabajo más robusto y solidario. La retroalimentación ayuda a evitar malos hábitos, fortalece las posturas positivas y empodera a los equipos a trabajar de manera más eficiente para lograr las metas establecidas.

Considera dar feedback constante a tus empleados para impulsar la mejora continua y el bienestar.

Reconocimiento

Reconocer el esfuerzo y los logros de los empleados habla del tipo de cultura que se ha gestado en una empresa. Las personas que reciben beneficios (económicos o de otro tipo) por su labor están más motivadas, porque son conscientes de que su trabajo es importante para el éxito de la empresa. Te recomendamos que el reconocimiento sea continuo, oportuno, relevante y personalizado según los intereses o necesidades de cada colaborador.

Desarrollo profesional continuo y en conjunto

Forbes destaca el concepto de "líderes servidores", aquellos que no se basan en la jerarquía para ejercer su liderazgo, sino que se enfocan en ser mentores y potenciar el crecimiento de sus equipos. Estos líderes se comprometen a brindar el apoyo necesario para que sus colaboradores desarrollen sus habilidades y conocimientos.

Para fomentar una cultura empresarial próspera, es fundamental trabajar en conjunto con el equipo para establecer objetivos profesionales claros y trazar un camino de desarrollo individualizado. Una organización que prospera es aquella que impulsa a sus miembros a superarse continuamente y a ampliar sus conocimientos. Invertir tiempo y recursos en guiar a cada persona hacia la realización de sus metas no solo fortalece al individuo, sino que también enriquece a toda la empresa.

Enfoque en el bienestar

El bienestar de tus colaboradores/as es fundamental tanto en su vida personal como profesional. Demostrar un interés genuino por tu equipo, más allá de su rol laboral, crea un ambiente de trabajo positivo y productivo.

Empresas como Heineken, AstraZeneca y Santander han visto resultados positivos al implementar y promover programas integrales de bienestar para sus colaboradores/as. De esta manera, las  personas se sienten más valoradas, apoyadas en su desarrollo profesional y motivadas a cuidar de su bienestar. El resultado mayor productividad, menos ausentismo y menos estrés laboral.

AstraZeneca CTA Use Case

La pertenencia como elemento clave de la cultura empresarial

De acuerdo con un estudio de ManpowerGroup, en México el 68 % de las empresas afirma tener problemas para encontrar talento calificado para desempeñar puestos cruciales. Las personas ideales para ocupar estos cargos suelen tener diversas opciones para elegir. En el caso de que logren contratarlas, es posible que enfrenten dificultades para retenerlas. 

Según el consultor de recursos humanos y autor Dov Baron, fomentar una cultura empresarial de pertenencia es una forma efectiva de atracción y retención de talento de alto nivel. Baron propone el “marco de las cuatro C”, que consiste en cuatro elementos que se entrelazan para crear una cultura corporativa robusta y una fuerza de trabajo leal: cooperación, colaboración, contribución y comunidad. 

Cooperación y colaboración

Consiste en eliminar la carrera por el éxito individual para trabajar en equipo por metas en común. Al promover la cooperación y la colaboración, se complementan las fortalezas, recursos y habilidades de cada persona, lo que lleva a soluciones más innovadoras, un mejor desempeño y mayor productividad. Trabajar en equipo empodera a los empleados y les da un sentido de pertenencia.

Pongamos como ejemplo un proyecto de desarrollo de software donde el objetivo es crear un código abierto. Si la empresa tiene una cultura que promueve la colaboración y cooperación, en las fases de diseño y codificación se dará una comunicación fluida. Incluso se puede trabajar en los problemas de código de otras personas como si fueran propios porque, a fin de cuentas, es un proyecto en común. El trabajo entonces se vuelve más placentero y gratificante.

Contribución y comunidad

Estos elementos han tomado gran relevancia en la construcción de una cultura de pertenencia, sobre todo en las personas jóvenes y con conciencia social. La empresa debe procurar que sus productos y servicios tengan un impacto positivo en la comunidad. Estas acciones fomentan un sentido de orgullo en los empleados, porque sienten que tanto la empresa como ellos mismos son parte del cambio.

Para generar confianza en la comunidad, es importante que la empresa mantenga una comunicación abierta y honesta, escuchar la retroalimentación de los clientes y tomar acciones para mejorar. La comunidad genera lazos de afecto con empresas comprometidas con la sociedad. 
Si bien implementar estas “cuatro C” no es sencillo y no garantiza la pertenencia del personal o los clientes al 100 %, es un hecho que descuidar estos elementos afecta de manera negativa la lealtad.

¿Cuál es tu tipo de cultura empresarial?

Se dice que la cultura empresarial es como la personalidad de una organización. Tiene rasgos que nacen con ella (están en su ADN). Otros se adquieren, se fortalecen, se modifican o se pierden con el tiempo. Al igual que la personalidad, algunos autores han definido distintos tipos de cultura empresarial considerando aspectos como:

  • La complejidad tecnológica y científica
  • El nivel de globalización
  • La diversidad generacional
  • El estilo de liderazgo
  • La misión y visión corporativa

En realidad, cada empresa suele tener una combinación de dos o más tipos de cultura, pero suele inclinarse más hacia alguna de ellas.

Cultura del poder o jerárquica

En este tipo de cultura, el éxito se atribuye principalmente a un líder central, a menudo eclipsando las contribuciones de los empleados. Este tipo de culturas se hicieron muy populares hace algunas décadas, pero hoy en día es un tipo de cultura que las personas buscan evadir (Sobre todo los colaboradores/as más jóvenes).

Cultura basada en normas

Esta cultura se caracteriza por un estricto cumplimiento de reglas y protocolos, garantizando el funcionamiento eficiente de la empresa y los resultados esperados. Las sanciones son comunes para quienes no se adhieren a las normas.

Cultura orientada a resultados

El enfoque principal de esta cultura son los procesos que conducen a los resultados deseados. Los recursos se asignan en función de estos resultados y el desempeño de los empleados se evalúa según el logro de los objetivos.

Cultura orientada a las personas

A diferencia de las culturas anteriores, esta se centra en el desarrollo personal y profesional de los equipos, fomentando valores como la innovación y la creatividad. La satisfacción tanto de clientes internos como externos es una prioridad.

Cultura innovadora

Este tipo de cultura merece especial atención, ya que va más allá del lucro y se enfoca en el papel de las empresas en la sociedad. Los clientes valoran cada vez más las empresas que priorizan la diversidad, la equidad, la inclusión y la responsabilidad social.

Ejemplos de culturas organizaciones (para inspirarte)

IKEA: Cultura centrada en la sostenibilidad y el diseño

La cultura corporativa de Ikea, arraigada en la simplicidad, la sostenibilidad y el diseño democrático, se refleja en sus productos asequibles y funcionales, su compromiso con la energía renovable y su objetivo de impacto climático positivo.

Igualmente, Ikea mantiene una estructura organizativa relativamente plana, lo que permite una comunicación abierta y una toma de decisiones más rápida. También, la marca valora la diversidad e inclusión, al igual que la colaboración y el trabajo en equipo entre sus empleados y socios.

Amazon: Cultura centrada en el cliente

La cultura corporativa de Amazon, centrada en el cliente y la eficiencia operativa, ha revolucionado el comercio electrónico al ofrecer comodidad, variedad y rapidez en las entregas.

Su cultura centrada en la excelencia operativa les ha llevado a innovar en sus procesos operativos y en su enfoque “data-driven” centrado en el cliente. A pesar de los desafíos, Amazon continúa siendo un líder en la industria, demostrando el poder de la innovación y la satisfacción del cliente en el mundo digital.

Disney: Cultura centrada en la creatividad

La cultura corporativa de Disney, basada en el storytelling, la creatividad y la "magia", ha creado historias atemporales y experiencias memorables que atraen a audiencias de todas las edades. 
La marca mantiene altos estándares de calidad a sus productos, desde sus experiencias en los parques de diversiones hasta en sus proyectos visuales.

Para adaptarse a los nuevos tiempos, Disney se ha enfocado en promover más sus valores basados en la inclusividad y diversidad, tanto dentro de su organización como en su contenido.

 

Wellhub: una cultura de bienestar

La misión de Wellhub es hacer que cada empresa sea una empresa de wellness. Como marca, sabemos que ya no es una opción priorizar el bienestar integral en el mercado laboral actual. Por ello, buscamos que las empresas sean más competitivas ante el talento, llevando las prácticas saludables y la calidad de vida de los empleados al centro de las empresas.

Para ser congruente con nuestra misión, buscamos que nuestros colaboradores prioricen su bienestar e incorporen mejores hábitos. Por ello, se facilita que hagan ejercicio, cuiden su alimentación, duerman mejor, mediten, entre otras acciones. Igualmente, incorporamos flexibilidad, inclusión y liderazgo en nuestro roles.

En Wellhub, sabemos que cualquier iniciativa que busque mejorar la calidad de vida laboral en las empresas no es un gasto, sino una inversión para el rendimiento.

 

Mejores prácticas para fortalecer tu cultura empresarial

Desde la promoción de valores compartidos hasta el culto a la calidad de vida laboral. Estos son algunos consejos que podrías aplicar para cultivar un entorno donde cada acción y decisión dentro de la empresa se alinee con su visión y objetivos.

  • Define los valores que distinguen a tu empresa y asegúrate de que todas las partes interesadas los conozcan y se adhieran a ellos en todo momento.
  • Crea una estrategia de reclutamiento que te permita garantizar que los nuevos colaboradores/as compartan los principios rectores de tu empresa.
  • Fomenta un entorno laboral positivo donde tus empleados se sientan valorados y apoyados. Esto puede incluir horarios flexibles, programas de bienestar, herramientas de comunicación bidireccional, oportunidades de crecimiento dentro y fuera del trabajo, y espacios de recreación placenteros donde tus empleados puedan interactuar y formar una comunidad saludable y recíproca.
  • Celebra los pequeños y grandes logros, y reconoce de manera individual, y en público, a tu personal.
  • Predica con el ejemplo: los empleados obtienen inspiración de los líderes comprometidos. Asegúrate de representar la cultura que deseas crear en tu empresa.

El rol del bienestar en una buena cultura empresarial

Cada empresa definirá sus prioridades al implementar acciones que mejoren la cultura empresarial, pero hay algo en el que todas coinciden: el cuidado de la salud, la calidad de vida en el trabajo y el bienestar de los empleados. Las actividades de bienestar son una buena manera de relajarse y manejar el estrés laboral (y el burnout). Estas actividades fomentan un ambiente de camaradería y mejoran la comunicación entre colaboradores.

La cultura empresarial es una herramienta muy valiosa para mejorar la experiencia de tus colaboradores/as y la rentabilidad de tu empresa. Aunque toma tiempo y esfuerzo, vale la pena trabajar en ella para crear un lugar de trabajo excepcional. Ahora que sabes qué importancia tiene la cultura empresarial, considera tomar acciones para implementar una cultura que atraiga y retenga al mejor talento. Te invitamos a ponerte en contacto con alguno de nuestros especialistas y descubrir las herramientas de bienestar que te ayuden a crear una cultura organizacional robusta y positiva.
 

CTA Wellhub Empleados Felices


Comparte


Wellhub Editorial Team

El equipo editorial de Wellhub ayuda a los líderes de RR. HH. a fomentar el bienestar de sus colaboradores/as. Nuestros trabajos de investigación, análisis de tendencias y guías con consejos prácticos proporcionan las herramientas que aquellos necesitan para mejorar el bienestar de sus equipos, especialmente en una época como la actual, con horizontes profesionales tan cambiantes.